La misión de la Casa de Estudios Hispanos es asistir a ambas Conferencias de la Iglesia Metodista Unida en Carolina del Norte y a la Escuela de Divinidad de Duke a apoyar y fortalecer los ministerios con hispanos/as y latinas/os en Carolina del Norte.

Para alcanzar a la población con más rápido crecimiento en Carolina del Norte, ambas Conferencias Anuales de la Iglesia Metodista Unida en el estado necesitan capacitar personas preparadas para servir en programas hispanos/latinos. Por ende, La Escuela de Divinidad de Duke se ha unido a la Fundación Duke, junto con las dos conferencias de Carolina del Norte, en la formación de líderes para el ministerio hispano/latino. La Casa de Estudios Hispanos sirve como un centro de recursos para estos ministerios.

La misión de la Escuela de Divinidad de Duke

La misión de la Escuela de Divinidad de Duke es de entrelazar las disciplinas espirituales con una educación académica rigurosa. Creando siervos y testigos de El Dios Trinitario como el centro de la vida de la iglesia, la academia, y el mundo. Nos esforzamos por cultivar una comunidad vibrante con una educación teológica basada en las Escrituras, comprometidos con una viva tradición Cristiana que ponga atención y reflexión en los contextos contemporáneos para formar a los lideres para así crear ministerios Cristianos fieles.

Formación Espiritual

El currículo de la Escuela de Divinidad busca cultivar una vida de adoración, estudio y servicio. Estamos comprometidos con la muy antigua idea de que para ser una persona de Dios para otros, la persona debe estar en comunidad—en oración, estudio, trabajo y recreación. El centro de este compromiso es la formación espiritual.

Cada estudiante de primer año es incluido estratégica e intencionalmente en un grupo de formación espiritual. Estos grupos buscan la participación de individuos con diferentes trasfondos culturales y espirituales. Cada grupo es dirigido por un pastor o pastora del área, que usualmente pertenecen al ex-alumnado de la Escuela de Divinidad de Duke. Cada uno de estos grupos se reúne para compartir sus retos, para reflexionar teológicamente en la naturaleza de la disciplina Cristiana y más importante para orar juntos.

Patrocinado por la oficina de capellanía de la Escuela de Divinidad de Duke, la participación en uno de estos grupos satisface el requisito de Maestría en Divinidad (M.Div) para la formación espiritual. Como parte de la experiencia en la formación espiritual, los estudiantes también son invitados a salir de su rutina y separarse un poco de sus estudios y participar en dos retiros espirituales, uno en cada semestre.