La misión de la Casa de Estudios Hispanos es asistir a ambas Conferencias de la Iglesia Metodista Unida en Carolina del Norte y a la Escuela de Divinidad de Duke a apoyar y fortalecer los ministerios con hispanos/as y latinas/os en Carolina del Norte.

Para alcanzar a la población con más rápido crecimiento en Carolina del Norte, ambas Conferencias Anuales de la Iglesia Metodista Unida en el estado necesitan capacitar personas preparadas para servir en programas hispanos/latinos. Por ende, La Escuela de Divinidad de Duke se ha unido a la Fundación Duke, junto con las dos conferencias de Carolina del Norte, en la formación de líderes para el ministerio hispano/latino. La Casa de Estudios Hispanos sirve como un centro de recursos para estos ministerios.

View Hispanic House webpage in English.

La misión de la Escuela de Divinidad de Duke

La misión de la Escuela de Divinidad de Duke es de entrelazar las disciplinas espirituales con una educación académica rigurosa. Creando siervos y testigos de El Dios Trinitario como el centro de la vida de la iglesia, la academia, y el mundo. Nos esforzamos por cultivar una comunidad vital con una educación teológica basada en las Escrituras, comprometidos con una viva tradición Cristiana que ponga atención y reflexión en los contextos contemporáneos para formar a los lideres para así crear ministerios Cristianos fieles.

Formación Espiritual

El currículo de la Escuela de Divinidad busca cultivar una vida de adoración, estudio y servicio. Estamos comprometidos con la muy antigua idea de que para ser una persona de Dios para otros, la persona debe estar en comunidad—en oración, estudio, trabajo y recreación. El centro de este compromiso es la formación espiritual.

Cada estudiante de primer año es incluido estratégica e intencionalmente en un grupo de formación espiritual. Estos grupos buscan la participación de individuos con diferentes trasfondos culturales y espirituales. Cada grupo es dirigido por un pastor o pastora del área, que usualmente pertenecen al ex-alumnado de la Escuela de Divinidad de Duke. Cada uno de estos grupos se reúne para compartir sus retos, para reflexionar teológicamente en la naturaleza de la disciplina Cristiana y más importante para orar juntos.

Patrocinado por la oficina de capellanía de la Escuela de Divinidad de Duke, la participación en uno de estos grupos satisface el requisito de Maestría en Divinidad (M.Div) para la formación espiritual. Como parte de la experiencia en la formación espiritual, los estudiantes también son invitados a salir de su rutina y separarse un poco de sus estudios y participar en dos retiros espirituales, uno en cada semestre.

Según el profeta de Patmos, la Iglesia es una asamblea de mestizos congregados de todas las naciones en la alabanza del Dios de Abraham, Isaac y Jacob, el Padre de nuestro Señor Jesucristo. Mestizo es una palabra que proviene del latín misceo y se refiere literalmente a una mezcla. El término fue utilizado por primera vez para describir a los niños del encuentro violento entre los padres europeos y las madres amerindias. Ni europeos ni indígenas, estos niños pertenecían a un nuevo pueblo, un pueblo de origen mixto. Pero esta herencia mixta no es simplemente una huella histórica o étnica, es también el objetivo de la existencia cristiana. En palabras del teólogo  mexicano-americano  Virgilio Elizondo, "el futuro es mestizo", y no es a causa de la mezcla étnica, sino porque la nueva humanidad en Cristo es una humanidad mestiza de judíos y gentiles.

En Carolina del Norte, hay congregaciones metodistas prosperas que han incluido intencionalmente a los hispanos y latinos en su vida común. De esta manera, han declarado y hecho manifiesto anticipadamente el futuro prometido por Dios. La Fundación Duke reconoce el profundo impacto que estas congregaciones y sus pastores tienen dentro de sus comunidades frente a los desafíos y las oportunidades de nuestra cada vez más creciente población hispana/latina. El apoyo de la Casa de Estudios Hispanos y la Fundación Duke contribuyen a la vitalidad y la viabilidad de estos ministerios.

Para alcanzar a los hispanos y latinos en el siglo XXI, la iglesia necesita líderes que tengan ojos para ver que todos los ministerios étnicos son provisionales porque el futuro es mestizo. Para los metodistas, ese futuro tiene que ser previsto y buscado intencionalmente de una manera Wesleyana.

Encuentro Con La Frontera

Encuentro es una jornada realizada en el verano por estudiantes Metodistas, profesores, personal, y pastores que tratan de ampliar las relaciones entre la Escuela de Divinidad de Duke y la Iglesia Metodista de México.

Esta jornada, incluye paradas en diferentes fronteras entre Estados Unidos y México.  Empezando por Tijuana, Mexicali, San Luis Río Colorado hasta llegar a Nogales Arizona.  Los participantes tienen la oportunidad de conversas con expertos en migración asi como visitar ministerios y albergues que asisten a migrantes en ambos lados de la frontera.  Las participantes adoran, comparten historias y comidas con los anfitriones mexicanos.

Encuentro con la Frontera es patrocinado por la Casa de Estudios Hispanos y la Oficina de Iglesias Rurales Saludables de la Escuela de Divinidad de Duke.

Educación de Campo

El Programa de Educación de Campo ofrece una oportunidad a los estudiantes para discernir su identidad vocacional a través del aprendizaje contextual. Los lugares donde serán asignados los estudiantes varían desde iglesias hasta agencias sin fines de lucro. También pueden incluir iglesias en Carolina del Norte donde la lengua predominante es el español.

Educación de Campo/Practicas profesionales (PDF)

Internados Internacionales

Los internados internacionales de la Escuela de Divinidad en el Programa de Educación de Campo, sitúan la educación  teológica y la formación pastoral en el contexto de una comunidad global cada vez más relacionada. La Escuela de Divinidad ha establecido  en países de habla hispana lugares para la educación de campo durante el verano. Estos países son: Guatemala, El Salvador y México.  Y están disponibles para los estudiantes de acuerdo a su nivel de fluidez en el español.

El Curso de Estudios en el Salvador

El Curso de Estudios en el Salvador tiene como propósito el responder a la necesidad de una educación teológica más regular para la Iglesia Metodista en Centro América. El programa de tres años está diseñado para preparar hombres y mujeres que desean la oportunidad de estudiar teología wesleyana, pero que no pueden ingresar a un seminario. El Curso de Estudios ofrece la oportunidad de explorar estudios teológicos de una manera general o a través de la reflexión teológica en un área de concentración especifica. El propósito es enriquecer el servicio cristiano ofrecido por los participantes en sus roles como laicos (as) y pastoras (es) en la Iglesia Metodista en Guatemala, Honduras, Nicaragua y El Salvador. También, este programa es adecuado para aquellas personas que buscan un entrenamiento avanzado en el área de la educación cristiana o buscan avanzar en el proceso de ordenación. Aunque es un programa intensivo, se requiere el cursar ciertas clases para poder completar el programa. Dos veces al año (invierno y verano), un equipo de maestros viaja a El Salvador por una semana. Maestros y estudiantes tienen grandes testimonios que contar acerca de esta experiencia excepcional.

Este programa es posible gracias a un trabajo coordinado entre La Casa de Estudios Hispanos de la Escuela de Divinidad de Duke, la Iglesia Metodista de El Salvador, la Junta de Educación Superior de la Iglesia Metodista Unida y la Junta de Ministerios Globales de la Iglesia Metodista Unida.

Acerca del Director

Un ex-alumno de la Escuela de Divinidad y pastor ordenado de la Conferencia de Carolina del Norte de la Iglesia Metodista Unida, Ismael Ruiz-Millán ha servido como pastor en las Iglesias Metodistas Unidas de  Brookland y Brooksdale en Roxboro, NC y Unidos por Cristo en Grimesland, NC. Además, el también ha sido un miembro del comité del ministerio hispano/latino de la Conferencia de la Iglesia Metodista Unida de Carolina del Norte, desde el 2004.